roncar

Roncar: Causas y soluciones

Seguro que alguna vez has roncado o has escuchado a alguien roncar mientras duerme.

En Clínica Belodonte somos expertos en cirugía maxilofacial y cirugía oral en Barcelona y por ello, hoy te explicamos por qué podemos roncar, qué problemas de salud produce y cómo se puede evitar esta situación gracias a la cirugía maxilofacial.

¿Por qué podemos roncar?

Roncar es la consecuencia y el sonido ronco y fuerte que se produce cuando el aire de la respiración se bloquea durante el sueño. Este sonido es causado por los tejidos de las vías respiratorias, que se golpean entre sí y generan una vibración.

Cuando se duerme, los músculos del paladar blando, la lengua y la garganta se relajan, pudiéndose relajar lo suficiente como para bloquear parcialmente las vías respiratorias y que vibren. Al estrecharse las vías respiratorias, se genera un flujo de aire con más fuerza, aumentando la vibración.

Existen diversas causas y factores que pueden aumentar el riesgo de roncar o que esto se cronifique:

  • Consumo de alcohol, especialmente antes de dormir, ya que relaja la garganta.
  • Problemas nasales (congestión, tabique desviado, etc.).
  • Falta de sueño o trastornos como la apnea obstructiva del sueño.
  • Dormir boca arriba, porque la gravedad produce que la garganta se estreche.
  • Sexo masculino.
  • Tener sobrepeso u obesidad.
  • Presentar vías respiratorias estrechas.
  • Antecedentes familiares.
  • Anatomía de la boca y de la mandíbula. En el caso del maxilar, este puede bloquearse o no dejar pasar bien el aire. También puede deberse a una mandíbula pequeña o retrognática, que produce más dificultades respiratorias.

¿Qué problemas de salud genera roncar?

Algunas personas pueden llegar a despertarse debido a sus propios ronquidos, o sufrir trastornos del sueño por ello, no pudiendo dormir o teniendo un sueño de mala calidad.

Algunos de los efectos que tiene roncar en la salud:

  • Somnolencia diurna.
  • Problemas de concentración, de memoria, de aprendizaje y de conducta. Bajo rendimiento.
  • Irritabilidad.
  • Mayor riesgo de padecer hipertensión, afecciones cardíacas y accidentes cerebrovasculares.
  • Colesterol alto.
  • Fatiga.
  • Impotencia sexual.

¿Cómo dejar de roncar gracias a la cirugía maxilofacial?

Para dejar de roncar es importante en primer lugar determinar la causa que provoca este problema y actuar sobre ella.

El paciente se deberá someter a una evaluación clínica para valorar el estado de las válvulas de las fosas nasales, el tabique nasal, los cornetes, la boca, la garganta, las amígdalas, las anguinas, la lengua y la posición del mentón y la mandíbula.

Tras esta revisión se llevan a cabo radiografías y tomografías computarizadas, así como estudios del sueño.

En el caso de que el problema esté en el maxilar superior y la mandíbula, al estar hacia atrás, el cirujano maxilofacial corregirá la posible deformidad y abrirá la vía de aire.

Tras la operación el paciente deberá cuidar de su dieta. Durante la primera semana se prescribirán líquidos y luego se pasará a comidas suaves y blandas.

Tras dos semanas, el paciente podrá incorporarse a sus actividades, aunque deberá evitar los deportes de contacto o cualquier otro posible traumatismo en la zona.

Los resultados de esta operación son visibles inmediatamente y además de reducirse los ronquidos y no deber de cerrar la mandíbula, los pacientes respiran mejor.

¿Quieres dejar de roncar y mejorar tu sueño y calidad de vida? Pide cita a nuestros especialistas para obtener más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.