Injerto de hueso dental: ¿En qué consiste?

El injerto de hueso dental tiene una función muy clara: realizar implantes dentales en pacientes con poca base ósea.

En Clínica Belodonte somos especialistas en implantes dentales Barcelona y por ello, hoy te explicaremos en qué consiste el injerto de hueso dental.

¿En qué consiste el injerto de hueso dental?

En odontología, el injerto de hueso dental sirve para colocar implantes dentales en pacientes con un hueso insuficiente. Este tratamiento consiste en colocar un material de relleno óseo y una membrana biológica para regenerar la zona del maxilar o de la mandíbula afectada por la pérdida ósea.

Además de colocar implantes dentales en una posición estética y funcional, el injerto de hueso dental también sirve para estos casos:

  • Preservación alveolar.
  • Elevar el seno maxilar.
  • Reponer muelas ausentes.
  • Regenerar la zona. Se utiliza para estos tipos de regeneración: periodontal, periimplantaria, ósea vertical y horizontal.
  • Evitar las prótesis removibles.

Sin embargo, el injerto de hueso dental tiene algunos inconvenientes. Después de esta intervención, la zona se inflamará y el paciente notará algunas molestias durante los 2 primeros días. Además, tarda a cicatrizar entre 4 y 9 meses, dependiendo de la técnica, y su coste económico es superior a una cirugía sin injertos óseos.

Tipos de hueso para injerto dental

Veamos los tipos de injerto de hueso dental:

Injerto autólogo o autoinjerto

  • Utiliza el tejido óseo del propio paciente.
  • Generalmente, se obtiene de zonas intraorales o extraorales: por ejemplo, la parte posterior de la mandíbula, la babilla, la cadera o la pierna.
  • Tiene estas propiedades: osteogénico (forma un nuevo hueso), osteoinductor (estimula la osteogénesis) y osteconductor (favorece los medios para la osteogénesis).
  • Aunque requiere una intervención quirúrgica y un tiempo posterior de recuperación, es el mejor material para la cirugía reconstructiva.¿La razón? Al tratarse del hueso del mismo individuo, no hay posibilidad de transmisión de enfermedades o rechazo del tejido.

Injerto alógeno

  • El aloinjerto se obtiene de personas genéticamente diferentes, en especial, donantes fallecidos, cuyos restos están preservados y esterilizados en un banco de tejidos. Por ello, a diferencia del autoinjerto, se puede obtener de forma casi inmediata y con la cantidad, forma y tamaño que deseemos.  
  • Tiene estas propiedades: osteocondutor y, en menor medida, osteoinductor.
  • No requiere intervención quirúrgica.

Xenoinjerto

  • Es el injerto de un tejido extranjero, o sea, de una especie animal o vegetal. Mayoritariamente, de algas y coral, o bien el hueso porcino, vacuno o bovino desproteinizado químicamente.
  • Este tipo de hueso tiene propiedades similares a las del hueso humano.
  • Es un procedimiento sencillo y no suele tener riesgos.

Injerto aloplástico

  • Este tipo de injerto es sintético, elaborado con materiales artificiales porosos, entre ellos, cristales bioactivos, polímeros o cerámica.
  • Estos materiales tienen una capacidad osteoconductiva.

Injertos óseos para implantes dentales

Si un paciente necesita un implante dental, pero cuenta con poca cantidad de hueso, el resultado no será bueno. Los injertos óseos para implantes dentales se realizan cuando el paciente no dispone de una buena base de hueso donde poder colocar un implante dental.

El procedimiento es el siguiente:

  1. Estudio de la zona.
  2. Para estudiar su viabilidad, se hace un escáner 3D dental, tanto del maxilar inferior como el superior.
  3. Cirugía de injerto de hueso dental.
  4. Cicatrización y colocación de los implantes dentales.
  5. El posoperatorio será llevadero si se siguen los consejos del especialista. Por ejemplo, tomar la medicación adecuada, limitar el ejercicio físico durante las primeras semanas y hacer una dieta más blanda.

¿Tienes dudas sobre si necesitas un injerto de hueso para tu implante dental? ¡Confía en nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.